Consejos para gestionar un inmueble heredado

Muchos de los edificios de viviendas de una ciudad han llegado a manos de sus propietarios a través de herencias familiares. La cuestión que se plantea para estos nuevos dueños es cómo gestionar un inmueble heredado.

La propiedad de un edificio de viviendas requiere hacer frente a gastos y responsabilidades. Hay que saber cómo gestionarlos para que el inmueble no sea una carga sino algo que nos reporte beneficios.

Gestionar un inmueble heredado

Conocer el inmueble heredado

Una de las cuestiones por las que hay que empezar es conocer las características y responsabilidades asociadas al inmueble que se ha heredado. Aunque parezca obvio, a menudo no se conocen del todo.

Hay que tener en cuenta que es algo que nos llega, que no hemos buscado. Por tanto, se desconocen los pormenores.

De modo que habría que comenzar por conocer quiénes son los propietarios del inmueble. En los casos de herencias suelen ser compartidas. En este caso es conveniente tener información sobre los demás propietarios y saber qué intenciones tienen respecto a la propiedad.

Pautas para gestionar un inmueble heredado

Para poder gestionar un inmueble heredado hay que empezar por conocer las responsabilidades adquiridas. Esto es, saber qué gastos genera.

En ellos se incluirán, entre otros, los pagos de impuestos, los gastos de comunidad, los  derivados de compromisos de mantenimiento o planes de rehabilitación, etcétera.

Por otro lado, es fundamental, en el caso de que haya locales o viviendas en régimen de alquiler, conocer las condiciones y la vigencia de los contratos de alquiler.

También es importante hacer un reconocimiento del edificio. Conocer su ubicación, la situación del barrio o el estado de conservación.

A partir de estos datos y haciendo balance de los gastos y beneficios del inmueble, se pueden perfilar estrategias para aumentar los beneficios. Por ejemplo, realizar una inversión en mejorar el edificio que nos permita aumentar los beneficios que llegan a través de los alquileres. Otra opción es cuando no interesa continuar con la propiedad; entonces se puede explorar las vías para vender el inmueble.

En este último caso, una buena opción en vender el edificio a una empresa especializada como Intedisa.