Los edificios de Madrid más significativos

La capital de España reúne entre sus calles un importante número de inmuebles que se han convertido en señas de identidad y referentes de su historia. Algunos de los edificios de Madrid más significativos se remontan a los inicios del siglo XIX. 

Un skyline con mucha solera

El cielo de Madrid está dibujado por edificios bellos que desde comienzos del siglo XIX empezaron a reflejar la importancia y actividad de la ciudad. 

Un toque francés

Entre estos edificios de Madrid está el edificio Metrópilis. Este inmueble, situado en la confluencia de la Gran Vía y la calle Alcalá, comenzó a construirse en 1907 y finalmente se inauguró en enero de 1911. La edificación se realizó en un terreno entonces liberado para construir la Gran Vía, sustituyendo a la llamada “casa del Ataúd” (conocida así por lo estrecha que era). 

Fue un diseño rompedor ideado por los arquitectos franceses Jules y Raymond Février para albergar la sede de la compañía de seguros La Unión y el Fénix. Destaca una torre circular coronada por una pizarra con incrustaciones doradas que por su semejanza a un casco de bomberos se denomina de estilo pompier. 

A principios de los años 70 el edificio cambió de manos a la aseguradora Metrópoli que da el actual nombre al inmueble. También fue entonces cuando se sustituyó la estatua de un fénix que coronaba la cúpula por una Victoria alada. 

edificios Madrid

De palacio de telecomunicaciones a sede del Ayuntamiento

Otro de los edificios de Madrid más representativos es el Palacio de Telecomunicaciones. El inmueble está ubicado en la Plaza de Cibeles y desde 2007 es la sede del Ayuntamiento de la capital. 

Se comenzó a proyectar hacia 1904 y se inauguró en 1919. Los arquitectos Antonio Palacios y Joaquín Otamendi fueron los encargados del diseño de este espacio que antes solo era un solar perteneciente a los Jardines del Buen Retiro. 

Su estilo es una mezcla de neoplateresco, modernista y Art Decó en el que destacan sus torres pentagonales y un gran cimborrio octogonal. Otros de sus rasgos distintivos son los pináculos que coronan todo el edificio y que en origen servían para sujetar los hilos telegráficos. 

Actualmente, el también conocido como Palacio de Cibeles, alberga además de la sede del Ayuntamiento un espacio público de ocio y cultura. 

Un gigante de hormigón

Otro de los edificios de Madrid que destaca en el conjunto de la silueta de la ciudad es la Torre de Madrid. Un rascacielos de hormigón que durante muchos años (hasta 1967) ostentó el título de edificio más alto del mundo. 

Diseñado por los hermanos Otamendi, Julián y José, este gigante de 142 metros y 32 plantas también fue el más alto de Europa hasta 1982. 

La Torre de Madrid está en la Plaza de España 18, muy cerca de otro de los edificios de Madrid más representativos, el Edificio España.

La Torre se construyó con el objetivo de albergar distintas opciones para los madrileños y aquellos que visitaban la ciudad y por eso disponía además de viviendas, de un hotel, cine, teatro y más de 150 empresas. 

Durante muchos años, como los demás edificios de Madrid, fue testigo de la vida y los cambios que se han ido sucediendo en la ciudad y ahora permanecen atentos a lo que sucede y lo que está por venir.