La valoración de los inmuebles en Cataluña ha descendido en estos últimos meses.

Los bienes inmuebles son un activo que históricamente tiene un buen comportamiento y, por tanto, reporta beneficios a sus dueños. Pero la actual situación sanitaria y económica está provocando cambios que se ven reflejados en la valoración de inmuebles en Cataluña. 

Cambios en el mercado inmobiliario

El Covid-19 ha traspasado el ámbito sanitario y está afectando muy duramente a la economía. Un reflejo de ello es el mercado inmobiliario. En concreto se observa que la valoración de inmuebles en Cataluña ha descendido de manera notable en los últimos meses. 

El motivo de esta bajada de los precios tiene su origen en la alerta sanitaria del Coronavirus que en cierta medida ha provocado unaumento del paro, pero también está ocasionado que los inversores extranjeros de viviendas no compren. Todo esto hace que los precios de venta sean inferiores buscando atraer a los compradores.

Pero en el descenso en la valoración de inmuebles en Cataluña también está influyendo otro factor que es la inestabilidad política. La incertidumbre y la confrontación inciden de manera negativa en el mercado inmobiliario que ve cómo se ralentiza su movimiento. 

Valoración inmuebles Cataluña

Descenso de los precios 

El reflejo de este panorama es el precio de venta de inmuebles en Cataluña. Según los expertos esta región es la que registra la mayor bajada. En Barcelona se estima una caída de más del 8% y en Lleida el descenso de los precios supera el 22%. 

¿Cómo se determina la valoración de inmuebles?

Es evidente que el precio de compra de la vivienda está descendiendo y esto también influye en cierta medida en la valoración de inmuebles en Cataluña a efectos de los impuestos sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados

La cuantía de estos tributos, que son los que hay que formalizar cuando se compra un inmueble, están relacionados con el valor real y el valor mínimo de una propiedad concreta. 

El valor real es la base imponible sobre la que se calcula el impuesto de transmisiones y actos jurídicos documentados. Este valor se equipara al valor de mercado que es el precio que estaría dispuesto a pagar una persona por una propiedad en condiciones normales. 

Y el valor mínimo es el valor más bajo que se puede declarar al cumplir con estos tributos. Por debajo de él la Administración puede considerar que no se está actuando bien y puede enviar una propuesta de liquidación complementaria.