Venta de edificios en Barcelona ¿Es el momento?

Los bienes inmuebles son siempre un buen activo y en el caso de los edificios suelen reportar importantes beneficios a sus propietarios. Pero indudablemente siempre está la opción de venderlo, la cuestión es si es un buen momento para la venta de edificios en Barcelona. Según los analistas del sector, sí. 

Motivos para vender

Las motivaciones que llevan a los propietarios de un edificio a venderlo son muy diversas, pero en muchos casos están relacionadas con los beneficios que obtienen de la finca.

En el caso de Barcelona, según los expertos la mayor parte de los edificios supera los 70 años de antigüedad. Esto quiere decir que son inmuebles que necesitan reformas y remodelaciones en la mayoría de los casos muy caras.

A estos gastos se unen también el pago de impuestos y demás gastos vinculados a la propiedad. 

Asimismo, hay también otro motivo para decidir poner a la venta edificios en Barcelona y es la relacionada con la multipropiedad. Muchos de los edificios han llegado a manos de sus actuales dueños a través de herencias y esto supone disparidad de opiniones que pueden derivar en falta de acuerdos y conflictos. En algunos casos la mejor solución a esta situación es la venta. 

venta de edificios en Barcelona

Elegir el momento para vender

Para las personas que han decidido poner en venta edificios en Barcelona la cuestión es si este es un buen momento para hacerlo. 

Barcelona, junto con Madrid, son las ciudades en las que más movimiento inmobiliario hay. Durante 2018 el mercado inmobiliario de la Ciudad Condal tuvo un buen comportamiento. De hecho en los barrios más caros de la ciudad el precio del metro cuadrado superó los 4.000 euros, mientras que en Madrid se quedó en 3.500 euros. 

En 2019 el mercado de la compraventa de edificios ha permanecido en la misma línea, con subidas moderadas aunque con cierta ralentización. 

Mejor ahora

La continuidad de esta situación hace que en estos momentos la venta de edificios en Barcelona sea una buena opción porque la previsión para los próximos años no es tan halagüeña. 

La continuidad de los salarios bajos y el envejecimiento de la población que hace que haya menos personas en edad y con capacidad de comprar edificios hace prever un descenso de las compras o por lo menos que no suban los precios. Por tanto, si se está pensando en vender, mejor ahora.